¿Qué es mejor láser o luz pulsada?

El láser y la luz pulsada son tratamientos diferentes para eliminar el vello de forma permanente. ¿Conoces las diferencias entre uno y otro?

 

 

Diferencias fundamentales a la hora de eliminar el vello

La depilación láser tiene su fundamento en la fototermolisis selectiva, es decir, en seleccionar aquellas células o tejidos que queremos destruir a través de luz y calor, en este caso, lo que se busca es destruir las estructuras que generan el vello: los folículos pilosos. La emisión de la luz láser tiene como principales características que es monocromática, direccional y coherente, y no presenta dispersión por lo que podemos generar alta intensidad. Es necesario tener en cuenta que existen diversos tipos de láser, y que en este artículo nos vamos a centrar en el láser de diodo, por ser el que más versátil.

Por otro lado, la luz pulsada (al igual que cualquier tipo de luz), se caracteriza por ser policromática, divergente e incoherente, La energía se reparte entre las diferentes longitudes de onda que lo forman. De esta forma, se emite una luz mixta, compuesta por muchos tipos de fotones que viajan a múltiples longitudes de onda en un rango que ocupa desde los 590NM hasta los 1200Nm.

Ambos métodos de fotodepilación se dirigen a la melanina del folículo del pelo, y cabe esperarse resultados permanentes de ambos tratamientos de fotodepilación. sin embargo; el tratamiento de fotodepilación profesional con depilación láser tiene la mejor relación entre penetración y melanina, por lo que se puede es más recomendable para depilar pieles oscuras y folículos profundos, ya que permite concentrar una gran cantidad de energía en el folículo del pelo en lugar de en la piel circundante.

Muchos equipos de luz pulsada incluyen filtros que nos permiten cambiar la longitud de onda. Es importante tener en cuenta que estos filtros harán que la luz no vaya a rangos inferiores de longitudes de onda, pero no nos garantiza que la luz permanezca en una sola longitud de onda. Esto significa que si por ejemplo aplicamos un filtro de 800 nm, el rango al que llegará esa luz será desde los 800 hasta los 1200 Nm, de forma que no es tan eficiente como el láser de diodo.

De cara a los centros médicos o estéticos que trabajan la luz pulsada, ésta puede suponer elevados costes variables, debido a que las lámparas tienen un número de disparos limitados, de manera que se tienen que ir cambiando periódicamente. El diodo, pese a tener un mayor precio de inicio, puede realizar hasta 15 millones de disparos sin perder potencia, siendo necesario que se realice únicamente un mantenimiento anual para calibrar el diodo y asegurar que da la potencia correcta.

La luz pulsada se caracteriza por ser mucho más dolorosa que el láser, ya que la luz penetra en la piel en muchas direcciones, provocando una sensación de golpe por goma elástica.

Todos estos motivos hacen que la luz pulsada es un tratamiento cada vez más en desuso para la depilación permanente, mientras que los equipos de láser de diodo son cada vez más demandados en centros estéticos y médico-estéticos para eliminar el vello para siempre.